Las tasas adicionales

Impuestos fiscales, el I.V.A y la propiedad

A parte de los impuestos sobre la renta y la sociedad, existen también algunas tasas adicionales que deben ser calculadas. Se explicará más adelante.

Las tasas adicionales

Impuesto sobre las ganancias de Capital

El Impuesto sobre Incremento de Patrimonio de la Venta de un Bien Inmeuble se calcula sobre la ganancia de la venta de una propiedad en España, y no sólo de una propiedad. Debes pagar este tipo de impuestos sobre las ganancias de capital (CGT), cuando se derive un beneficio de la venta de objetos anticuarios, objetos de arte y joyas, acciones y también las propiedades y los negocios.
Cuando estás a punto de comprar una propiedad o un negocio, hay que tener cuidado con el precio de compra que figura en el contrato (escritura), ya que no tiene que ser demasiado bajo. Aunque es ilegal, es una práctica común en España que el vendedor presente un valor muy bajo del precio real para pagar menos impuestos C.G.T y venderlo cuando sea posible. Sin embargo, ahora eso está empezando a cambiar. Si tú como comprador te demuestras de acuerdo con un precio de compra tan abajo, serás visto como el perdedor. En el momento de la venta si tienes un capital mucho más gordo de lo que tienes, estás obligado a pagar más impuestos. Ten en cuenta, sin embargo, que no puedes encontrar a alguien dispuesto a vender una propiedad comercial, si te niegas a comprometer cualquier precio indicado. Pídele consejos a tu abogado (¡algunos de ellos se sorprenden de que esta práctica sea tan ajena a los extranjeros!) con el fin de alcanzar un compromiso aceptable.
Hay algunas situaciones en las que estás obligado a pagar impuestos de ese tipo. Si vives en España y tienes 65 años o más, estarás exento de la CGT, a condición de que la propiedad que estás vendiendo sea tu residencia principal, que hayas vivido allí durante tres años y estés planeando comprar otra casa en España dentro de tres años.

Tasa sobre la transferencia de la propiedad

Si estás incorporando legalmente un negocio o comprando una propiedad, también estarás sujeto a un impuesto regional, denominado Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentadas, con los siguientes tipos de transferencia:

Transferencias de negocios: debes pagar el 1% del depósito bancario realizado por su compañía dentro de 30 días laborales a partir de la formación de la sociedad.

Fusiones y reevaluación: tienes que pagar los impuestos de transferencia a la misma tasa de interés sobre cualquier fusión, aumento o disminución del capital social.

Transferencias de propiedad y de tierra: la reventa de los impuestos a la propiedad implica una tasa de transferencia que suele ser del 6% del precio de compra fijado en el contrato, aunque varía de una Comunidad Autónoma a otra. Recuerda que todas las partes pueden decidir declarar un valor más bajo de lo real, para reducir este impuesto (ver arriba), pero, si el valor declarado es bastante inferior a lo esperado, los inspectores fiscales pueden ser avisados y pueden imponer fuertes sanciones a los que trabajen ilegalmente. Pídele consejos a tu abogado para verificar, a través de la Agencia Tributaria, el valor medio de mercado de la propiedad que vas a comprar. Si vas a comprar una nueva propiedad, no tendrás que pagar los impuestos de transferencia, pero debes pagar el 7% del precio de compra en forma de I.V.A, ya que se considera como una transacción comercial entre el usuario y el fabricante.

El impuesto de timbre fiscal: se debe pagar cuando firmas un documento ante un notario público (son conocidos como Actos Documentales jurídicos), y hay que pagarla si se va a crear un negocio o comprar una propiedad o si se trata de actos públicos o documentos de la oficina de la Secretaría. La tasa varía según el tipo de operación y las comunidades autónomas, pero es en general entre 0,5 y 1%.

Tarifa adicional

Hay que pagar también un impuesto sobre el aumento del valor de la tierra a partir de la última venta. Eso depende de lo que se compra y de cuánto tiempo ha pasado desde entonces. El valor oficial de la tierra es siempre más bajo del valor del mercado y se puede averiguar el coste de esa tasa yendo a una oficina local de impuestos, donde se encuentran los documentos para cada propiedad y donde el personal puede informarte del valor estimado de la tierra.

Impuestos de la propiedad o IBI

Los impuestos de propiedad española, llamado Bienes Inmeubles Urbana/Rústica o simplemente IBI, es un impuesto local. Ese impuesto se aplica a los propietarios y a los que no son residentes y se utiliza para los servicios locales, como por ejemplo carreteras y limpieza de playas, educación, servicios culturales e instalaciones deportivas y administración comunal. El IBI se aplica en inmuebles comerciales y de tipo residencial, pero si se trata de locales comerciales en alquiler, el propietario debe pagar por ti, pero eso hay que comprobarlo averiguando que esté especificado y escrito en tu contrato de arrendamiento. Cuando estás comprando las instalaciones de propiedad o un negocio también debes comprobar que no haya impuestos excepcionales para pagar. Si hay impuestos no pagados, siendo tú el nuevo propietario, te harás cargo de ellos. Nota, sin embargo, que el vendedor está obligado a mantener el recibo de IBI más reciente para demostrar que los impuestos están al día y que han sido pagados.
Cuando compras una propiedad, debes registrarla en el ayuntamiento local dentro de dos meses a partir de la firma del contrato y puedes ser multado si no lo haces. Las autoridades locales son muy duras con los que no se registran por que, hasta hace poco, estaban perdiendo una gran cantidad de ingresos por las propiedades sometidas a imposición fiscal y no declaradas.
El IBI se basa en el valor de la tierra llamado valor catastral que es aproximadamente del 70% del valor del mercado, pero esto varía mucho según la entidad local. El valor se calcula en función del tamaño y la evaluación general de la propiedad (si se considera un lujo, ordinario o simple) y la distancia a servicios, instalaciones y carreteras. Las tarifas, en general, son más altas en las zonas costeras y los resortes en comparación con el interior del país, ya que los servicios son mejores. La tasa del impuesto es normalmente del 0,5% del valor catastral de las propiedades urbanas y el 0,3% de la propiedad agrícola, pero asegúrate de revisar esto, porque las tasas se establecen a nivel local y pueden variar bastante en función de los costes de los gobiernos locales (¡y de la deuda!).
Pásate por el ayuntamiento para averiguar lo que debes pagar y cuándo. Algunos envían las facturas, pero otros no lo hacen, y es tu responsabilidad asegurarte de que ese impuesto sea pagado por la fecha establecida. Es prudente establecer un domicilio bancario y autorizar al banco en pagar el impuesto cuando sea necesario para prepararte. Si no pagas a tiempo, los recargos se aplicarán: en general entre el 10% y 20%, más los intereses y costes de recogida, en función de la demora en el pago. Algunos municipios tienen un sistema de descuentos para animar a los residentes a pagar sus tasas temprano.
Si vives en una zona con una gran población extranjera, el municipio puede tener un departamento para los extranjeros para ofrecer asesoramiento, en lenguas diferentes, sobre la mejor forma de pago. Las fechas de pago varían en función del consejo comunal, pero en general hay dos meses de tiempo para pagar una factura. Si no tienes ningún cargo pendiente de cobro en tu cuenta, puedes pagar en efectivo en la oficina de los impuestos, aunque a veces también puedes pagar por transferencia bancaria o con tarjeta de crédito. Revisa las formas de pago permitidas antes de ir.

Impuesto sobre la recogida de residuos y alcantarillado

El impuesto sobre la recogida de residuos y saneamiento (alcantarillado y basura) es un impuesto anual aplicado a los que son residentes y a los que no lo son, dueños de propiedades y negocios. En general, se separa de I.B.I y varía según el tamaño de la propiedad o del trabajo, la posición y la cantidad de basura que se produce. Espera pagar entre € 150 y € 200 al año más o menos.

Impuesto sobre el Valor Agregado

Si trabajas por tu propia cuenta, debes registrarte en el impuesto sobre el valor añadido (Impuesto Sobre el Valor Añadido / I.V.A no incluido), pese a tu facturación. El valor añadido (I.V.A) se aplica en toda España peninsular e Islas Baleares, Ceuta y Melilla, menos que en las Islas Canarias, donde el impuesto de ventas es inferior. El I.V.A en general es del 16%, aunque hay tarifas reducidas bajo determinadas condiciones. Algunas cosas están exentas del I.V.A, como por ejemplo el alquiler de la propiedad privada, los seguros de exportación y servicios financieros. La transferencia de una empresa está exenta del I.V.A, siempre que el comprador retenga el negocio existente. El I.V.A se aplica a los bienes adquiridos fuera de España y, si el suministro de bienes o servicios, debes agregar el "I.V.A en todas sus facturas.

Debes suscribirse a los impuestos con las autoridades fiscales y al mismo tiempo solicitar el número de identificación fiscal (C.I.F). Este número debe aparecer en todas las facturas de los bienes y servicios que ofreces, y debes guardar una copia, junto con los recibos de cualquier impuesto que pagaste durante tus compras. Estás obligado a mantener registros detallados y presentar declaración del IVA trimestralmente, a menos que tu empresa no tenga una facturación anual de más de alrededor de € 6 millones, en este caso debes presentar una declaración mensual.

Como en otros países pueden ser ofrecidos productos y servicios del I.V.A, a condición de que pagues en efectivo. No sólo es ilegal, si no también, si está registrado, puedes solicitar la devolución del I.V.A.

El impuesto de circulación

El impuesto de circulación se aplica a todos los vehículos matriculados en España. Se paga anualmente, en general en el ayuntamiento y el coste depende de la marca y del color de su vehículo, normalmente es alrededor de € 85 para un coche familiar. Cuando compras un coche nuevo, debes efectuar el primer pago de la tasa en el momento de compra, llevar el recibo al ayuntamiento y registrarte para la tasa de circulación.

Impuesto sobre las ganancias de Capital

El Impuesto sobre Incremento de Patrimonio de la Venta de un Bien Inmeuble se calcula sobre la ganancia de la venta de una propiedad en España, y no sólo de una propiedad. Debes pagar este tipo de impuestos sobre las ganancias de capital (CGT), cuando se derive un beneficio de la venta de objetos anticuarios, objetos de arte y joyas, acciones y también las propiedades y los negocios.
Cuando estás a punto de comprar una propiedad o un negocio, hay que tener cuidado con el precio de compra que figura en el contrato (escritura), ya que no tiene que ser demasiado bajo. Aunque es ilegal, es una práctica común en España que el vendedor presente un valor muy bajo del precio real para pagar menos impuestos C.G.T y venderlo cuando sea posible. Sin embargo, ahora eso está empezando a cambiar. Si tú como comprador te demuestras de acuerdo con un precio de compra tan abajo, serás visto como el perdedor. En el momento de la venta si tienes un capital mucho más gordo de lo que tienes, estás obligado a pagar más impuestos. Ten en cuenta, sin embargo, que no puedes encontrar a alguien dispuesto a vender una propiedad comercial, si te niegas a comprometer cualquier precio indicado. Pídele consejos a tu abogado (¡algunos de ellos se sorprenden de que esta práctica sea tan ajena a los extranjeros!) con el fin de alcanzar un compromiso aceptable.
Hay algunas situaciones en las que estás obligado a pagar impuestos de ese tipo. Si vives en España y tienes 65 años o más, estarás exento de la CGT, a condición de que la propiedad que estás vendiendo sea tu residencia principal, que hayas vivido allí durante tres años y estés planeando comprar otra casa en España dentro de tres años.

Tasa sobre la transferencia de la propiedad

Si estás incorporando legalmente un negocio o comprando una propiedad, también estarás sujeto a un impuesto regional, denominado Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentadas, con los siguientes tipos de transferencia:

Transferencias de negocios: debes pagar el 1% del depósito bancario realizado por su compañía dentro de 30 días laborales a partir de la formación de la sociedad.

Fusiones y reevaluación: tienes que pagar los impuestos de transferencia a la misma tasa de interés sobre cualquier fusión, aumento o disminución del capital social.

Transferencias de propiedad y de tierra: la reventa de los impuestos a la propiedad implica una tasa de transferencia que suele ser del 6% del precio de compra fijado en el contrato, aunque varía de una Comunidad Autónoma a otra. Recuerda que todas las partes pueden decidir declarar un valor más bajo de lo real, para reducir este impuesto (ver arriba), pero, si el valor declarado es bastante inferior a lo esperado, los inspectores fiscales pueden ser avisados y pueden imponer fuertes sanciones a los que trabajen ilegalmente. Pídele consejos a tu abogado para verificar, a través de la Agencia Tributaria, el valor medio de mercado de la propiedad que vas a comprar. Si vas a comprar una nueva propiedad, no tendrás que pagar los impuestos de transferencia, pero debes pagar el 7% del precio de compra en forma de I.V.A, ya que se considera como una transacción comercial entre el usuario y el fabricante.

El impuesto de timbre fiscal: se debe pagar cuando firmas un documento ante un notario público (son conocidos como Actos Documentales jurídicos), y hay que pagarla si se va a crear un negocio o comprar una propiedad o si se trata de actos públicos o documentos de la oficina de la Secretaría. La tasa varía según el tipo de operación y las comunidades autónomas, pero es en general entre 0,5 y 1%.

Tarifa adicional

Hay que pagar también un impuesto sobre el aumento del valor de la tierra a partir de la última venta. Eso depende de lo que se compra y de cuánto tiempo ha pasado desde entonces. El valor oficial de la tierra es siempre más bajo del valor del mercado y se puede averiguar el coste de esa tasa yendo a una oficina local de impuestos, donde se encuentran los documentos para cada propiedad y donde el personal puede informarte del valor estimado de la tierra.

Impuestos de la propiedad o IBI

Los impuestos de propiedad española, llamado Bienes Inmeubles Urbana/Rústica o simplemente IBI, es un impuesto local. Ese impuesto se aplica a los propietarios y a los que no son residentes y se utiliza para los servicios locales, como por ejemplo carreteras y limpieza de playas, educación, servicios culturales e instalaciones deportivas y administración comunal. El IBI se aplica en inmuebles comerciales y de tipo residencial, pero si se trata de locales comerciales en alquiler, el propietario debe pagar por ti, pero eso hay que comprobarlo averiguando que esté especificado y escrito en tu contrato de arrendamiento. Cuando estás comprando las instalaciones de propiedad o un negocio también debes comprobar que no haya impuestos excepcionales para pagar. Si hay impuestos no pagados, siendo tú el nuevo propietario, te harás cargo de ellos. Nota, sin embargo, que el vendedor está obligado a mantener el recibo de IBI más reciente para demostrar que los impuestos están al día y que han sido pagados.
Cuando compras una propiedad, debes registrarla en el ayuntamiento local dentro de dos meses a partir de la firma del contrato y puedes ser multado si no lo haces. Las autoridades locales son muy duras con los que no se registran por que, hasta hace poco, estaban perdiendo una gran cantidad de ingresos por las propiedades sometidas a imposición fiscal y no declaradas.
El IBI se basa en el valor de la tierra llamado valor catastral que es aproximadamente del 70% del valor del mercado, pero esto varía mucho según la entidad local. El valor se calcula en función del tamaño y la evaluación general de la propiedad (si se considera un lujo, ordinario o simple) y la distancia a servicios, instalaciones y carreteras. Las tarifas, en general, son más altas en las zonas costeras y los resortes en comparación con el interior del país, ya que los servicios son mejores. La tasa del impuesto es normalmente del 0,5% del valor catastral de las propiedades urbanas y el 0,3% de la propiedad agrícola, pero asegúrate de revisar esto, porque las tasas se establecen a nivel local y pueden variar bastante en función de los costes de los gobiernos locales (¡y de la deuda!).
Pásate por el ayuntamiento para averiguar lo que debes pagar y cuándo. Algunos envían las facturas, pero otros no lo hacen, y es tu responsabilidad asegurarte de que ese impuesto sea pagado por la fecha establecida. Es prudente establecer un domicilio bancario y autorizar al banco en pagar el impuesto cuando sea necesario para prepararte. Si no pagas a tiempo, los recargos se aplicarán: en general entre el 10% y 20%, más los intereses y costes de recogida, en función de la demora en el pago. Algunos municipios tienen un sistema de descuentos para animar a los residentes a pagar sus tasas temprano.
Si vives en una zona con una gran población extranjera, el municipio puede tener un departamento para los extranjeros para ofrecer asesoramiento, en lenguas diferentes, sobre la mejor forma de pago. Las fechas de pago varían en función del consejo comunal, pero en general hay dos meses de tiempo para pagar una factura. Si no tienes ningún cargo pendiente de cobro en tu cuenta, puedes pagar en efectivo en la oficina de los impuestos, aunque a veces también puedes pagar por transferencia bancaria o con tarjeta de crédito. Revisa las formas de pago permitidas antes de ir.

Impuesto sobre la recogida de residuos y alcantarillado

El impuesto sobre la recogida de residuos y saneamiento (alcantarillado y basura) es un impuesto anual aplicado a los que son residentes y a los que no lo son, dueños de propiedades y negocios. En general, se separa de I.B.I y varía según el tamaño de la propiedad o del trabajo, la posición y la cantidad de basura que se produce. Espera pagar entre € 150 y € 200 al año más o menos.

Impuesto sobre el Valor Agregado

Si trabajas por tu propia cuenta, debes registrarte en el impuesto sobre el valor añadido (Impuesto Sobre el Valor Añadido / I.V.A no incluido), pese a tu facturación. El valor añadido (I.V.A) se aplica en toda España peninsular e Islas Baleares, Ceuta y Melilla, menos que en las Islas Canarias, donde el impuesto de ventas es inferior. El I.V.A en general es del 16%, aunque hay tarifas reducidas bajo determinadas condiciones. Algunas cosas están exentas del I.V.A, como por ejemplo el alquiler de la propiedad privada, los seguros de exportación y servicios financieros. La transferencia de una empresa está exenta del I.V.A, siempre que el comprador retenga el negocio existente. El I.V.A se aplica a los bienes adquiridos fuera de España y, si el suministro de bienes o servicios, debes agregar el "I.V.A en todas sus facturas.

Debes suscribirse a los impuestos con las autoridades fiscales y al mismo tiempo solicitar el número de identificación fiscal (C.I.F). Este número debe aparecer en todas las facturas de los bienes y servicios que ofreces, y debes guardar una copia, junto con los recibos de cualquier impuesto que pagaste durante tus compras. Estás obligado a mantener registros detallados y presentar declaración del IVA trimestralmente, a menos que tu empresa no tenga una facturación anual de más de alrededor de € 6 millones, en este caso debes presentar una declaración mensual.

Como en otros países pueden ser ofrecidos productos y servicios del I.V.A, a condición de que pagues en efectivo. No sólo es ilegal, si no también, si está registrado, puedes solicitar la devolución del I.V.A.

El impuesto de circulación

El impuesto de circulación se aplica a todos los vehículos matriculados en España. Se paga anualmente, en general en el ayuntamiento y el coste depende de la marca y del color de su vehículo, normalmente es alrededor de € 85 para un coche familiar. Cuando compras un coche nuevo, debes efectuar el primer pago de la tasa en el momento de compra, llevar el recibo al ayuntamiento y registrarte para la tasa de circulación.

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: