Médicos chilenos, hospitales y clínicas

Recibir la atención que necesitas

Con este doble sistema, la atención sanitaria en Chile puede resultar fantástica pero para los que no está familiarizados, puede ser un pequeño laberinto. Este artículo te dará unas pequeñas pautas sobre cómo recibir atención médica y qué esperar de los profesionales sanitarios.

Médicos chilenos, hospitales y clínicas

Hospitales, clínicas y servicios de emergencia

Primero, si buscas conseguir un seguro médico en Chile, necesitarás un RUT (la identificación de impuestos en Chile para los extranjeros) o un RUN (un número de identificación para chilenos o extranjeros residentes). No puedes entrar ni en el sistema público ni en el privado si no tienes una de estas dos formas de identificación aunque una póliza internacional te dará acceso a las instalaciones privadas.

Cuando ya lo tienes, tienes que decidir entre público o privado (la atención pública no está disponible para no residentes). Y recuerda esta distinción importante:

  • Un “Hospital” está pagado con fondos públicos
  • Una “Clínica” es una institución médica privada, a menudo con servicios de mejor calidad.

Los dos sistemas tienen servicios de emergencia y atenderán tus necesidades en caso de urgencia (no aparezcas por allí quejándote de un catarro si quieres que te vean en poco tiempo). Te pedirán un pagaré al llegar para garantizar el pago de tasas cuando te hagan la factura y te soliciten los detalles del seguro médico.

Ir al médico en Chile

Las consultas menos urgentes las realizan los médicos en las clínicas y, a diferencia de otros sistemas sanitarios nacionales, en Chile no hay un sistema de atención primaria con médicos generalistas. Los médicos de cabecera existen pero son poco frecuentes. En su lugar, puedes preguntarle a tu asegurador para saber qué médico es el recomendado para tu condición y si sus servicios están cubiertos por tu seguro. La atención por maternidad es un servicio aparte. Las que lo llevan son las matronas y normalmente es más rápido que el médico habitual.

Para ir al médico, necesitarás:

  • Identificación, bien con un RUT o con un RUN o un pasaporte con seguro de salud internacional
  • Pago. Lo ideal es con tarjeta de crédito ya que algunas clínicas no aceptan tarjetas de débito o efectivo (si no estás cubierto por el seguro chileno, deberás pagar como “particular”).

Quédate con los recibos ya que los podrás usar para que tu aseguradora te devuelva el importe. También, pide un informe de salud con los detalles de tu enfermedad y el tratamiento firmado por el médico. Guarda copias de los dos documentos para ti y para la aseguradora.

Hay algunos médicos que hablan inglés en Chile pero no es habitual y además suelen estar en Santiago y en los distritos de extranjeros. Si necesitas un profesional bilingüe, las comunidades de extranjeros pueden recomendarte alguno con gusto ya que que hay pocos. Las embajadas de EEUU y Canadá tienen listas de médicos que te pueden resultar útiles.

Números útiles

  • Ambulancia - 131
  • Bomberos - 132
  • Policía - 133
  • H.E.L.P. (Servicio Privado de Ambulancia) - 631-0310

Búsqueda y rescate - 697-1670

Hospitales, clínicas y servicios de emergencia

Primero, si buscas conseguir un seguro médico en Chile, necesitarás un RUT (la identificación de impuestos en Chile para los extranjeros) o un RUN (un número de identificación para chilenos o extranjeros residentes). No puedes entrar ni en el sistema público ni en el privado si no tienes una de estas dos formas de identificación aunque una póliza internacional te dará acceso a las instalaciones privadas.

Cuando ya lo tienes, tienes que decidir entre público o privado (la atención pública no está disponible para no residentes). Y recuerda esta distinción importante:

  • Un “Hospital” está pagado con fondos públicos
  • Una “Clínica” es una institución médica privada, a menudo con servicios de mejor calidad.

Los dos sistemas tienen servicios de emergencia y atenderán tus necesidades en caso de urgencia (no aparezcas por allí quejándote de un catarro si quieres que te vean en poco tiempo). Te pedirán un pagaré al llegar para garantizar el pago de tasas cuando te hagan la factura y te soliciten los detalles del seguro médico.

Ir al médico en Chile

Las consultas menos urgentes las realizan los médicos en las clínicas y, a diferencia de otros sistemas sanitarios nacionales, en Chile no hay un sistema de atención primaria con médicos generalistas. Los médicos de cabecera existen pero son poco frecuentes. En su lugar, puedes preguntarle a tu asegurador para saber qué médico es el recomendado para tu condición y si sus servicios están cubiertos por tu seguro. La atención por maternidad es un servicio aparte. Las que lo llevan son las matronas y normalmente es más rápido que el médico habitual.

Para ir al médico, necesitarás:

  • Identificación, bien con un RUT o con un RUN o un pasaporte con seguro de salud internacional
  • Pago. Lo ideal es con tarjeta de crédito ya que algunas clínicas no aceptan tarjetas de débito o efectivo (si no estás cubierto por el seguro chileno, deberás pagar como “particular”).

Quédate con los recibos ya que los podrás usar para que tu aseguradora te devuelva el importe. También, pide un informe de salud con los detalles de tu enfermedad y el tratamiento firmado por el médico. Guarda copias de los dos documentos para ti y para la aseguradora.

Hay algunos médicos que hablan inglés en Chile pero no es habitual y además suelen estar en Santiago y en los distritos de extranjeros. Si necesitas un profesional bilingüe, las comunidades de extranjeros pueden recomendarte alguno con gusto ya que que hay pocos. Las embajadas de EEUU y Canadá tienen listas de médicos que te pueden resultar útiles.

Números útiles

  • Ambulancia - 131
  • Bomberos - 132
  • Policía - 133
  • H.E.L.P. (Servicio Privado de Ambulancia) - 631-0310

Búsqueda y rescate - 697-1670

Información relacionada

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: